viernes, 19 de julio de 2013

REFERENCIAS SALAERAS PARA INGRESAR EN LAS CRÓNICAS.

Pedro Bellorín Caraballo "El Catedrático"

La construcción de la primera casa del vecindario en la calle Real o Camino Real en 1843, la familia Quijada fue su propietario y allí vivió Juan y Raimunda González.
La bodega El Líbano de Juan Francisco Bellorin, víveres, tertulias y permisos de licores hasta por copas y un radio telefunker para escuchar Panorama Universal.
La casa de Justo Caraballo donde se fundó en 1939 la Sociedad Pro-Arsmendi. El Centro Cultural Luis Navarro Rivas que funcionó en la casa de José Rosas y María Bellorin frente a la Capilla, su creador Don Loreto Prieto Higuerey, el Papá del Maestro de América.
La bodega de la esquina con Leonita y sus hijos Cucho y Oscar. La casona de Martín Pérez frente a la capilla y al lado del Centro Cultural.
Gerarda Martínez y su piedrita para sacar cuerpos extraños de los ojos. La casa de Carmen Bartola Caraballo donde pensaba Pérezmar fundar el Centro Cultural Guayamury.
La casa de Gabriela Pérez con su garaje para estacionamiento de la camioneta Mercury 1950 de Manuel Hernández. La Junta Pro-Desarrollo de El Salado funcionando en la casa de Chon Caraballo la de María y Carlos.
El rancho de Victoriana Villarroel. La bodega Mi Cariñito de Agustín Reyes. La Escuela de Cheba Guzmán con sus escalinatas.
La bodega de Perucho. La bodega de Toño Cotorro en la casa de Julio Caraballo. El taller radioeléctrico de Bucho Hernández, cuando consiguió al locutor muerto.
La bodega ronera de Teresa Maneiro. El cine Nuevo Frente de Jesús Rosas en la casa de Alberto Villarroel. Las tibieras de Perucho González batiendo el radio contra el suelo cada vez que Caracas perdía o las de Perucho Caraballo haciendo lo mismo cuando derrotaban al Magallanes.
El motor que daba luz al pueblo, el que dejó mocho a dos personas de El Salado. El charco de agua frente a la casa de Balbino Bellorin con su cantar de ranas. Aurelia Elisa Caraballo rallando coco para sacar el aceite y metiéndose debajo de la cama para no escuchar los truenos ni ver los relámpagos.
Los muchachos jugando con limones y peloticas de goma en el Camoruco. Juan Bellorin Tineo lanzando morocotas al aire cada vez que se ajumaba.
Geña Bellorín rezando, santiguando, tirando cohetes y peleando con San Antonio y Apolonia. León Bellorin metido en la urna en el medio de la casa. Chico Pérez esperando a los galleros. Víctor Tineo peluqueando y estusando gallos para la pelea. Juan Balbino Bellorin esperando a los pirocos para el juego de barajas. Nacho Maneiro montando a la yegua en pelo. La sociedad reina de la cosecha estrenando su obra Flor del Campo.
Pacho Higuerey atendiendo la bodega vendiendo la liza salada y mordiendo la oreja. Rumana Fermín llamando a Berta para que aprovechara el autobús de la Normal. La escuela en la casa de Chon Pérez y los maestros para amortizar el calor echándose viento con una hoja de uva.
Luisa Farías esperando a su hijo Canuto. El camión el Buen Hijo y El Palomo, el Pata’e Chiro y la camioneta apache de Candelario. Julián Tineo con su mandolina dándole serenata a la señora Pastora y Domingo Caraballo diciéndole a la vieja Cleta del posicle que le había traído de Porlamar.
Pocho Caraballo pelando los domingos y perifoneando en el cine de Erasmo Domínguez. Mingo Marcano bailando la Vaca, Eliseo en la bicicleta de un solo pedal, Moncho Higuerey constituyendo el partido y colocando la inyección de la eterna juventud.
Pedro Tineo santiguando con su estampa embojotada, Andrés Aguilera haciendo el nacimiento de la Santa Cruz. La figura de Martín Pérez cruzando por la carretera Laran, Pablo Higuerey observando, Alejo Bellorin con su cuerpo encorvado jugándose shortop mientras que Vicente su hermano conducía el toro hasta Porlamar en horas de la madrugada.
Víctor Tineo, Tello Cucaracho, José Amador, Victoriano, Ventura, Julio Miguel, José Mercedes y Mónico, peine y tijeras cortando pelo.
Las lenguas del alacrán que no descansaban. Presente y su hijo Chico con la fragua. Miguel Bellorin “Mirandita” con su humor colocándole sobrenombre a los muchachos mientras que Miguel el de Lucía sabía de la salud de Pedro Guerra el de la lotería.
Genaro adivinando de quien parió la perra lana. Antonio Lugo silencioso y choleando para la casa de Andrea. Daría con una saya larguísima y Fernanda Alcántara vendiendo rebanadas amarillas de la panadería de Nino Salazar.
Ñio y Perucho Guerra haciendo maletas para viajar con Luis Ramón a Monagas mientras que Juan Grande, Ismaelito y José Mercedes a las Charas de Río Caribe.
Los jugadores de viraito y un señor con una mano en la bolsa que anunciaba “Salió la piscua”, mientras que otro decía “estoy terno” o cantaba lotería. 
Publicar un comentario